Este año en navidad, a nivel profesional.

Este año en navidad, a nivel profesional

De repente llega. No te lo esperas. Da la sensación de que antes de ayer nos dábamos un último baño en la piscina, o volvíamos del último finde playero del año. Y sin quererlo ni beberlo ahí asoma. Al principio son señales, y nos las tomamos más broma. “Qué barbaridad, en el Chino ya venden guirnaldas, y estamos a mediados de octubre, jajaja”. Pero el tiempo coge esa endiablada velocidad y las señales empiezan a estar en todas partes y a coger formas diferentes. De luces, de adornos, de nacimientos, y de repente un día, ya está ahí, lo oyes. Un año más ella, Mariah Carey, te dice que cambies el “look” y el “mood” al navideño, porque todo lo que quiere ella for Christmas, is you.

Qué bonito es todo, sí. La gente pensando en qué regalar a la familia. Sonrisas y tiempo de querer. El amor está en todas partes. Te deseo feliz navidad y un próspero año nuevo. Caramba, quiero ir a patinar con Peggy Sue a la pista del Rockefeller Center, este año está de fábula. Irán todos los muchachos después del desfile… Y con suerte nos detendremos bajo el muérdago y le daré por fin un beso.

Pero sales un segundo de tu ensoñación Hollywoodiense, por que miras el reloj, y en el cuadradito de la fecha pone 16 (de diciembre). Y no tienes preparado nada para las cenas importantes. Rudolph y los jerséis “yankees” desaparecen y llega una vena “caga-prisas” muy patria, repentinamente creyente y sacra. “Que hago por Dios Santo, qué narices hacemos este año Dios mío”.

Debería ser llamada internacionalmente la semana de los nervios, sobre todo para los que suelen están en la “sala de máquinas”, en los fogones, en la cocina. “¿Preparamos cordero? Son como 3 horas de horno y no llego hasta tarde. El pavo no me queda como le quedaba a la abuela. ¿Y aperitivos? Habrá que ir a por Jamón, claro. ¿Dónde? Ya estará carísimo. ¿No iba a traer Puri un cochinillo de Segovia? Pero como será de grande, que somos 12. Dios… Dios…”.

Y de repente, alguien te lo envía. Conoces el nombre, es Ondarreta, de toda la vida. Iban y disfrutaban tus abuelos. Iban y disfrutaban tus padres. Se casaron varios conocidos. Fuiste a una boda espectacular este verano… Y gracias a esa foto que te envían te enteras de que un sitio así ¡te puede preparar la cena de Navidad con catering a domicilio!

Empiezas a leer y se te hace la boca agua. A los ibéricos y quesos, foie y mariscos, le siguen unas recetas maravillosas: Crema de Lombarda, Milhojas de Salmón y Foie, Piquillo Rellenos de Carabineros… Hasta los clásicos salen particularmente “guapos” en la foto: Solomillo a la Brioche con salsa de Cebolla, Pularda asada con Orejones y Salsa de Frutos Secos, Merluza rellena de Changurro… Y te imaginas a ti mismo, sin prisas, sin una última visita al mercado porque se te olvidó este ingrediente, sin errores de cálculo en cantidades… Solo familia, disfrute, sabor y calor navideño.

Solo te separa una llamada. El precio es sorprendentemente competitivo. Merece la pena. Olvida todo lo demás. “Last Christams I gave you my heart” piensas con las voces de “Wham!”, pero este año abres Spotify y subes a todo volumen a nuestra amiga Mariah. Más que nunca, este año, todo lo que quieres por navidad, is you. Sólo tú.

Del resto, de preparar la cena de Navidad con catering a domicilio, se encarga Ondarreta.

Otros artículos de interés

Datos de contacto

Teléfono

918 41 00 53

Correo electrónico

info@ondarreta.es

Dirección Normandie

km 36, Carr. de Madrid a Burgos, 28710 El Molar, Madrid

Dirección Larrun

Av. del Camino de Santiago, 1, 28050 Madrid

Conócenos más

Si estás pensando en organizar tu boda en Madrid, síguenos en las redes sociales

Restaurantes - Catering - Eventos

Copy link
Powered by Social Snap